Campo de cultivos verdes brotando de la tierra al atardecer

La importancia mundial de la agricultura regenerativa

Casi el 40% del uso de la tierra en todo el mundo se dedica a una sola cosa: la agricultura. Así pues, es lógico que una cantidad igualmente grande de nuestros recursos naturales, en particular el agua dulce, se dedique también a la agricultura y al crecimiento de los cultivos. La agricultura ha sido la fuente de algunos de los inventos e innovaciones más importantes de la humanidad, cambiando sociedades enteras y el curso de la historia de la humanidad. No es poca cosa.  

Teniendo esto en cuenta, no debería sorprendernos que la forma en que aplicamos las prácticas agrícolas tampoco sea poca cosa. La agricultura tiene una enorme repercusión en nuestro medio ambiente, desde los métodos que utilizamos para plantar y cosechar los cultivos hasta la decisión sobre el uso de productos químicos y compuestos para mantenerlos libres de plagas mientras crecen. Si queremos hacer frente a la crisis climática, debemos ocuparnos de la agricultura, uno de los cinco sectores que más contribuyen a la contaminación y las emisiones de carbono en la actualidad.  

Pero es más fácil decirlo que hacerlo. Al fin y al cabo, la "agricultura" engloba una cornucopia de ideas y prácticas que van desde la salud del suelo hasta la gestión de la tierra para el ganado, las especies vegetales autóctonas, el agua dulce y las prácticas de riego, y mucho más. ¿Cómo podemos siquiera empezar a abordar los problemas de la agricultura, sobre todo cuando se trata de cambiar prácticas que se han aplicado durante décadas, si no siglos, y a escala mundial?  

Lo creamos o no, tenemos que mirar hacia atrás, hacia un conjunto de prácticas y principios que han utilizado las comunidades indígenas durante miles de años para proteger, administrar y trabajar con la tierra, no con ella.  

Esto es la agricultura regenerativa.  

¿A qué nos referimos cuando hablamos de agricultura "regenerativa"?  

Si confunde "agricultura regenerativa" con "agricultura sostenible", no es el único. O quizá nunca haya oído hablar de ninguna de las dos; tampoco pasa nada. Sólo tiene que saber que estos dos conceptos se utilizan con frecuencia como sinónimos el uno del otro, cuando a menudo son claramente diferentes.  

La agricultura sostenible describe la práctica de los agricultores y otros gestores de la tierra de reducir su daño al planeta cambiando las prácticas actuales (las que tienen efectos secundarios perjudiciales para el mundo natural) por otras respetuosas con el medio ambiente. Esto puede incluir desde la reducción y eliminación del uso de pesticidas hasta la adaptación de los métodos de riego para la conservación del agua.  

La ventaja añadida de agricultura regenerativa es exactamente lo que sugiere su nombre: la regeneración de la propia tierra. La agricultura regenerativa se practica cuando los agricultores y propietarios toman medidas para reponer la tierra en la que viven y trabajan, utilizando principios biológicos y ecológicos para trabajar con la tierra como un sistema en el proceso de producir una cosecha. Entre los principios clave figuran la reducción al mínimo de la alteración del suelo, la utilización de cultivos de cobertura, el pastoreo rotativo y la disminución de los insumos ajenos al sistema de cultivo arraigado para restaurar el suelo. Como resultado, la tierra produce cultivos más sanos, alberga más animales, almacena más carbono y agua y favorece una mayor biodiversidad, todo ello sin insumos externos como los fertilizantes químicos contaminantes.  

Una rica historia indígena de agricultura regenerativa 

Las comunidades indígenas y tribales de todo el mundo llevan miles deaños practicando los principios de la agricultura regenerativa. Aunque no todas estas prácticas son iguales, ya que a menudo dependen de la región y el clima, todas parten de un principio básico: desarrollar un proceso que funcione con la tierra, centrándose en la salud y el bienestar de los seres humanos y el mundo natural por igual.   

Un ejemplo popular es la técnica de plantación de las "tres hermanas". Se trata de la práctica de los nativos americanos de cultivar maíz, judías y calabaza de forma intercalada. Las judías aportan nitrógeno al suelo -esencial para la salud de las plantas-, mientras que el maíz actúa como poste para las judías. Las hojas de la calabaza mantienen el suelo fresco y húmedo. Trabajando juntos, estos tres cultivos crean las condiciones ideales para el crecimiento de los demás y enriquecen la composición de nutrientes del suelo, además de retener la humedad, por lo que necesitan menos agua para crecer.  

Éste es sólo un ejemplo de agricultura regenerativa entre las muchas prácticas de las culturas indígenas de todo el mundo. Otros ejemplos notables son la agricultura de gofres, el riego por inundación (con cultivos tradicionales y autóctonos), la agricultura sin labranza, la agrosilvicultura y el silvopastoreo.  

Vea este vídeo de Kiss the Ground para saber más sobre las inmensas posibilidades de la regeneración

Escuchar a los expertos

Sin embargo, a pesar de los milenios de conocimiento tradicional indígena, a los líderes indígenas y a quienes continúan con estas prácticas regenerativas hoy en día a menudo se les pasa por alto, se habla por encima de ellos o no se les da un asiento en la mesa proverbial (o literal). Las prácticas regenerativas tienen el poder de cambiar el mundo a mejor y a largo plazo, pero para hacerlo correctamente necesitamos dar espacio y recursos a los expertos. Tenemos que reconocer que la solución está en la participación de expertos indígenas y en la diversificación de los sistemas agrícolas en general.

Pero, ¿cómo empezar?

Superar los obstáculos

Si queremos implantar con éxito prácticas de agricultura regenerativa a gran escala, hay que superar una serie de obstáculos, como la forma de trabajar con las explotaciones y los agricultores existentes, la manera de distribuir los recursos a quienes realizan estos cambios y la forma de incentivar este cambio.

Empezando por los alimentos que cultivamos y dónde los cultivamos.

HuffPost ha elaborado un mapa de Estados Unidos que muestra qué estados reciben la mayor parte de sus ingresos de cultivos para alimentación animal frente a cultivos para consumo humano, y los resultados pueden sorprenderle.

Mapa de Estados Unidos, alimentación humana frente a alimentación animal
(Fuente: HuffPost)

Los estados situados en la parte más central de Estados Unidos producen principalmente cultivos destinados a la alimentación animal (sobre todo maíz) y a la producción de etanol, un combustible alternativo a base de maíz cuya producción es aún más intensiva en carbono que la de gasolina. Son sobre todo los estados costeros -incluida California, a pesar de su escasez de agua dulce- los que producen la mayoría de los cultivos para consumo humano. Esto significa que estos cultivos, que crecen en los bordes de América, tienen que ser transportados por todo el país, acumulando una huella de carbono aún mayor en el camino, sólo para aparecer en la puerta de su casa. Sin embargo, muchos de los estados centrales de Estados Unidos son perfectamente capaces de cultivar lo suficiente para alimentar a la mayoría de sus ciudadanos; cultivos que se adaptan mejor a su clima y a su entorno natural, por lo que son más fáciles de cultivar y consumen menos recursos. Hay una clara necesidad de encontrar un equilibrio, de cultivar los alimentos que comemos más cerca de casa.

Para lograr un cambio así, tendremos que apoyar a los agricultores. Por desgracia, un cambio de esta magnitud no se produce con un deseo y un chasquido de dedos. Los agricultores necesitan dinero, recursos, educación y sistemas de apoyo para poder aplicar el cambio a gran escala. Como cualquier otro trabajo, la agricultura es una especialidad, y es importante recordar que, incluso si es de gran importancia mundial, pedir a alguien que modifique sus prácticas -aprender y poner en práctica habilidades y técnicas totalmente nuevas- no es una petición pequeña; necesitará tanto apoyo como consideración cultural.

También es importante señalar que, en su estado actual, la agricultura en sí no es muy rentable. Sin embargo, es un sector esencial para el bienestar general de la civilización mundial. Esto significa que, para lograr un cambio positivo, va a requerir cierto riesgo económico y gastos adicionales. Por suerte, una revisión de las granjas regenerativas realizado por la Fundación Ecdysis descubrió que esta inversión inicial merece la pena. El rendimiento de los cultivos disminuye de forma natural cuando se utilizan métodos de agricultura regenerativa, algo que muchos ven como una importante señal de alarma, ya que, hasta la fecha, ha sido la métrica utilizada para identificar el éxito y la rentabilidad de una explotación. Sin embargo, a pesar de la disminución del 29% en el rendimiento de los cultivos, según el estudio, estas mismas explotaciones son un 78% más rentables que sus homólogas convencionales, debido a los menores costes de los insumos y al acceso a diferentes mercados y fuentes de ingresos diversificadas Este enorme aumento significa que podemos superar un obstáculo importante: los métodos de agricultura regenerativa son económicamente viables.

Nadie gana cuando nos pasamos la culpa

Ya se trate de políticos, agricultores, ecologistas o consumidores, nadie gana cuando jugamos a culpar a los demás. Es fácil señalar con el dedo y afirmar que la agricultura nacional y mundial está sufriendo, que las personas y nuestro planeta están sufriendo, porque X persona no está haciendo bien su trabajo. Pero la verdad es que si no nos apoyamos unos a otros para hacer el cambio necesario, sólo estamos prolongando el sufrimiento de todos (y haciendo más daño a nuestro medio ambiente al mismo tiempo). Debemos dar prioridad a la evolución hacia una agricultura regenerativa y reconocer que es probable que la transición sea accidentada e imperfecta. Tenemos que reconocer, escuchar y confiar en las comunidades indígenas con la experiencia y la sabiduría necesarias para ayudar a aplicar estas soluciones a mayor escala, y proporcionar una red de apoyo -incluido el financiero- que los agricultores van a necesitar para hacer realidad este cambio.

SÓLO ganamos cuando trabajamos juntos. Y tenemos que empezar ahora.

¿Le interesa saber más sobre la agricultura regenerativa? Conozca a algunos de nuestros socios sin ánimo de lucro que hacen de ella su prioridad.

Compartir

Más información

Suscripción al boletín mensual

30x30 Socio sin ánimo de lucro

Coalición Nacional de Jóvenes Agricultores

30x30 DEFINICIÓN

Tierras habitables

30x30 DEFINICIÓN

Agricultura regenerativa