niños comiendo un almuerzo saludable en la mesa
Niños almorzando en la escuela primaria

Cómo abordar los almuerzos escolares podría evitar 530.000 toneladas de residuos en los vertederos al año  

Aunque la cultura actual de la "comodidad" tiene sus ventajas -todo está siempre al alcance de la mano-, merece la pena considerar el impacto y el coste añadido de esta comodidad: económico, humano y medioambiental. Por ejemplo, los almuerzos escolares. Puede ser difícil resistirse a los envases de usar y tirar para los niños, sobre todo cuando éstos se sienten atraídos por la colorida publicidad dirigida directamente a ellos y te ruegan que les compres estos productos. Pero todos esos envases multiplicados por cientos de miles de estudiantes y escuelas de todo el país suman MUCHOS residuos adicionales.

¿Cuántos residuos produce cada año escolar el estudiante medio que lleva un almuerzo para llevar? Aproximadamente 67 libras de residuos. Eso suma más de 18.000 libras de residuos producidos por una escuela primaria de tamaño medio en un año. El Fondo Mundial para la Naturaleza calcula que sólo el desperdicio de alimentos en las escuelas de Estados Unidos alcanza las 530.000 toneladas anuales.

Cuando los alimentos y los productos para el almuerzo se desperdician, no sólo estamos creando residuos físicos que terminan en nuestros vertederos, sino que también estamos desperdiciando todos los recursos naturales que se necesitaron para crear o cultivar ese producto/alimento. Desde el agua, la tierra y los nutrientes necesarios para cultivar una manzana hasta el agua, la electricidad y los productos químicos tóxicos utilizados para fabricar una bolsa de plástico para el almuerzo.

Tenemos que hacerlo mejor. ¿Pero cómo?

Consejos para ayudarle a empezar

  • Compra una bolsa de almuerzo duradera. Elija productos fabricados con materiales ecológicos y con aislamiento añadido para mantener la comida fría cuando hace calor y templada cuando hace frío.

  • Invierte en recipientes reutilizables sin BPA ni PCV. Desde una botella para bebidas hasta "bolsas" para sándwiches que puedes utilizar una y otra vez, la inversión inicial se amortiza con creces. Y cuanto más puedas eliminar el plástico, mejor. Hoy en día, existen increíbles opciones de vidrio, acero inoxidable, bambú, tela y cera entre las que elegir.

  • Opta por servilletas de tela duraderas y lavables y por cubiertos de verdad. Si bien es cierto que los niños pueden perder un tenedor de vez en cuando, a la larga es una opción mucho mejor que tirar todo ese papel y plástico. Además, con los divertidos diseños de servilletas que hay ahora, los niños no querrán perderlas.

  • Elija alimentos que su hijo sea menos propenso a desperdiciar. Vale, claro, es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Sobre todo si a tus hijos les resulta difícil decidirse por lo que quieren. Intenta ofrecer una variedad de alimentos en porciones más pequeñas y explora más tipos de comida en casa antes de enviarla a comer. Incluso puedes llevar a tus hijos a un mercado agrícola local para que encuentren productos sanos que les gusten y que no requieran envases añadidos. Para encontrar un buen recurso de mercados de agricultores, consulta las bases de datos de mercados de American Farmland Trust o Local Harvest.

  • Compre alimentos a granel siempre que sea posible. No sólo es una buena manera de reducir los residuos de envases, sino que también puede suponer un ahorro significativo en la factura de la compra, especialmente para las familias numerosas.

Por qué es importante

¿Por qué 530.000 toneladas de residuos de comida al año suponen una amenaza tan grande? La verdad es que los vertederos estadounidenses se están llenando. Rápidamente. Debido a que están alcanzando su capacidad, se requiere la construcción de nuevos vertederos, y éstos están apareciendo incluso más lejos de los entornos urbanos, lo que conlleva un aumento de las tasas de eliminación, un mayor desgaste de las carreteras locales y un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero de los camiones de basura.

Más incineradoras de basura también significan más contaminación del aire. Crear menos basura reduce las emisiones de carbono y metano que se generan en el proceso de quema de la misma. Estas emisiones pueden ser increíblemente tóxicas y muy perjudiciales para la vida humana y el medio ambiente.

Y luego está el hecho de que el plástico tarda hasta 1.000 años en degradarse completamente. Y, aun así, siguen quedando micropartículas que contaminan el suelo y el agua. Se calcula que el 10% del plástico que se produce en el mundo cada año acaba en nuestros océanos.

A fin de cuentas, se puede ahorrar dinero y recursos con menos residuos. El dinero que se destina a los costes de eliminación en las escuelas podría utilizarse en cambio para programas educativos, libros, actividades escolares y mucho más. Además, los almuerzos sin residuos ahorran una media de casi 250 dólares por persona al año, lo que puede suponer un gran ahorro para la familia.

Y lo que es más importante, preparar un almuerzo sano y sin residuos es una gran oportunidad para enseñar a los niños buenos hábitos ecológicos y una nutrición inteligente. Los padres y los profesores pueden ayudar a concienciar a los niños sugiriendo excursiones a instalaciones de reciclaje y eliminación de residuos, y animando a la escuela de sus hijos a iniciar su propio programa de almuerzos sin residuos. Para más información, consulta estos prácticos recursos del USDA.

Compartir

Más información

Suscripción al boletín mensual

30x30 Socio sin ánimo de lucro

Coalición Nacional de Jóvenes Agricultores

30x30 DEFINICIÓN

Tierras habitables

30x30 DEFINICIÓN

Agricultura regenerativa